23 de enero de 2016

Ese trocito de espacio sin tiempo.

Abrazarte, besarte y acurrucarme bajo tu brazo derecho, mientras el tiempo se destruye y todo lo que pasa, pasa sin apenas susurrar, un aliento de efectos que apenas es de sonido incoloro, inocuo, expirado.

Ese trocito de espacio sin tiempo lo enmarcaría a colgar en las paredes de mi memoria, la escrita sobre renglones pautados sobre la que resuena una música, esa del despertar, la de la primera palabra, garganta seca y delicia para el sueño del que a veces esa memoria se empaña para dormir despierta, haciéndome soñar con ese acurrucarme bajo tu brazo derecho, ese trocito de espacio sin tiempo.
Se ha producido un error en este gadget.