18 de diciembre de 2012

A lo Juvenal

"Orandum est ut sit mens sana in corpore sano" 

(Juvenal, Sátira X, 356)

¿Dó han llegado las ganas de orar para alcanzar la mente sana en el cuerpo sano que resultaría?.

Apenas con una cifra más cumplida en mi almanaque, con otra de la mano días después, me pregunto tantas y tantas cosas sobre esa cita que Juvenal dejó en una de sus sátiras, que mal usada ahora, sí la conozco completa y me resulta de lo más lejana.

Quisiera un día poder dejar paso a la "abscondita sapientia" y no necesitar de la "oratio" para descifrar cada paso que doy. En fin, lo que quedan son miedos, lúgubres pensamientos de media noche ante las realidades que poco o nada nos gustan y que tenemos que absorber como si fueran nuestras. En otras palabras, que hay que tragar con lo que haya, y cuanto más rebelde, más en la cara nos da lo que sea o fuera que sucediere. 

Lo injusto es que encuentro muy a menudo ciertas imágenes de ciertas gentes que no reparan en absoluto a pensar, siquiera un minuto, en la naturaleza de las cosas, en su razón o en su sinrazón, porque de todo hay, y mucho menos, a dejar que otras pensemos por ellos, que eso es lo que realmente es triste, ante tanta palabrería del sátiro, del espectro, de la sobra, del humo, de la nada y más y más de quienes que creen que es la hora pero no es la hora.

En fin, con las menudencias de un respiro entre tanto nido de cotorras, empiezo a pensar cómo cerrar este año en este rincón de la carne y el pecado, sin que me pierda mucho en la nomenclatura y que no distraiga la apariencia.

Y con Falla, cierro el mes de las celebraciones: "birthdays", "holidays", etc.

Hasta el año que viene, Juvenales.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.