11 de abril de 2012

Y qué

Y qué si no puedo pedir al sol
la sombra de tus ojos,
ni la redondez de tus caderas.
Y qué sin no tengo en mis manos
lo que respirar cada mañana.
Y qué si no quiero acabar ahora
lo que he empezado y quieres matar.
Se ha producido un error en este gadget.