10 de diciembre de 2011

OMNIA PROSPERA TIBI

Me he equivocado tanto ya que apenas soy capaz de saber lo que es un acierto.

Durante todos estos años, días, horas o minutos he desperdiciado la realidad con mi imaginativa vida que detesto realmente.

Y sé que hay muchos que están ahí, pero qué remedio, no es cierto nada de esto en tanto a la forma en que estoy viviendo.

Sí, me estoy negando, y me niego, y sin remedio ahora aparente, no puedo acertar conmigo cuando no se hacer otra cosa que faltarme en cada momento, en cada segundo de respiración.

Ahora, no creo, y creo, que vaya a servir de nada estar.

Por un tiempo, dejo de vivir en ese instante constante de falsedad que a veces escribo.

Dejo el blog como me he dejado a mí mismo anteriormente.

Gracias los que me han seguido hasta aquí, pero le doy vacaciones a lo que me destruye, me inclino por ser simple, para que como todo, me lleve, porque las cosas simples se las lleva el viento.

OMNIA PROSPERA TIBI.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Creo que debemos hacer frente a nuestras realidades y nuestra vida en general, si algo no nos gusta debemos de hacer lo posible para cambiarlo. Nunca es bueno el abandono, ni la retirada sin antes luchar por nuestros objetivos.