13 de agosto de 2011

Lorca, siempre Lorca.



Apagaron su voz. Apagaron su talento. Apagaron un alma que ha dejado tanto para nuestra cultura. "Déjalo, que coma versos" le dijo su padre al parecer. Y así, con la música en sus entrañas nos dejó, asesinado por la deshonra de nuestro país. Y ahora, indignado en el 75 aniversario de su vil asesinato, sólo queda recordarlo.

Fragmento de "La casa de Bernalda Alba"

MARTIRIO.- (Señalando a Adela). ¡Estaba con él! ¡Mira esas enaguas llenas de paja de
trigo!
BERNARDA.- ¡Ésa es la cama de las mal nacidas! (Se dirige furiosa hacia ADELA)
ADELA.- (Haciéndole frente). ¡Aquí se acabaron las voces de presidio! (ADELA arrebata
un bastón a su madre y lo parte en dos). Esto hago yo con la vara de la dominadora. No
dé usted un paso más. En mí no manda nadie más que Pepe.
MAGDALENA.- (Saliendo). ¡Adela!

(Salen LA PONCIA y ANGUSTIAS)
ADELA.- Yo soy su mujer. (A ANGUSTIAS). Entérate tú y ve al corral a decírselo. Él
dominará toda esta casa. Ahí fuera está, respirando como si fuera un león.
ANGUSTIAS.- ¡Dios mío!
BERNARDA.- ¡La escopeta! ¿Dónde está la escopeta? (Sale corriendo)
(Sale detrás MARTIRIO. Aparece AMELIA por el fondo, que mira aterrada con la cabeza
sobre la pared).
ADELA.- ¡Nadie podrá conmigo! (Va a salir).
ANGUSTIAS.- (Sujetándola). De aquí no sales tú con tu cuerpo e
n triunfo. ¡Ladrona!
¡Deshonra de nuestra casa!

"Nana a Sevilla"

Este galapaguito
no tiene mare;
lo parió una gitana,

lo echó a la calle.
No tiene mare, sí;
no tiene mare, no:
no tiene mare,
lo echó a la calle.

Este niño chiquito
no tiene cuna;

su padre es carpintero
y le hará una.


SIEMPRE LORCA.

Se ha producido un error en este gadget.