9 de abril de 2011

Así, loco yo, así tú.

Ahora sí, volverán las golondrinas,
oscuras olas de viento que volarán
en tus cinturas, y ondearán
las banderas de victoria. Querrán,

que los viejos rotos y hedidos olmos
se regocijen en sus propios destrozos
de la carcomida hiedra, y sus trozos
a cenar los lacios, ahora, dolorosos,

cuerpos que no saben qué hacer
al saborear los filos a rebozar
de tus rincones escondidos, hasta odiar
fijaciones orales, vicios por mirar.


Se ha producido un error en este gadget.