5 de septiembre de 2010

Locos se dan la mano.

Danzas en pieles calientes, sabia manera de entretener las mentes y placebo para la ira de los corazones.

Dame tú el mío amor, que no sonará con el mismo ruido, mas sabes ya que me iré, que te irás cruel de aquí tú, y yo lejos de ti, de tus caderas marcadas en el dulce de algodón de tus andares.

Date la vuelta, mírame a mí y a ti, en el elíptico dolor de un espejo roto con las sábanas del desmayo desabrido de tus párpados.


Se ha producido un error en este gadget.