6 de agosto de 2010

Siguiendo aquí.

Si pudiera hacer morir la tierra,
si pudiera oler el aire y el viento,
si pudiera mover las montañas,
si pudiera, si sólo pudiera.

Las fuerzas que necesito ahora,
cuando la calor me asfixia,
cuando la soga me la atas
y dejas mi piel bien fría,
no las tengo, y pierdo
las pocas que tengo
en mi conciencia,
en mi cartera,
en las ojeras,
en el aire,
los fríos
aires.

1 comentario:

Álvaro Beltrán dijo...

Descender es un ritual
que aterriza en ojos
lascivos de sol,
sombra y mar;
aguasalada.

Se ha producido un error en este gadget.