7 de abril de 2010

Te has caído y no te levantas


Cuando pases por mi vera,
caballero de dos ruedas y cadena,
intenta no asustar a mi paciencia,
porque quizás tu paseo sea lento,
pero mi vista siempre será rápida.

Alquitrán de tus entrañas
que vician los modos de trato,
vacilando al sentido menos común
de todos los comunes sentidos.

Ni palabrería barata,
ni que si el mi no está afinado,
mal vamos para seguir andando
pues has caído, y no te levantas.

Con lo fácil que sería que de mi brazo te agarraras, y de mis manos ayudaras.

1 comentario:

Álvaro Beltrán dijo...

El trote en suspenso suspende
el ademán del modo. Más del mismo
modo yo bordo las entrañas
en una vieja telaraña de risa
y desconcierto. (Si es que acierto.)

Se ha producido un error en este gadget.