30 de abril de 2010

Sueña, vive y vive

Lo mejor de la verdad es su palabra, en sí, la esencia de ella, y lo que nos quiere decir.

Podemos decir verdades de muchos tipos, quizás completas, quizás a medias. Pero siempre serán verdades.

Lo negativo viene a ser una verdad realmente truncada, pero que sirve de alivio de luto para las mentes muertas.

Lo positivo, otra verdad realmente esbelta, que sólo se ven en los ojos perennes que miran otros ojos.

La verdad, la verdad soy yo en cualquier momento, porque qué más da que este aquí, allí o en ninguna parte, seré yo mismo y no otro. Qué más da si río o lloro, si seré yo de cualquier forma. Yo soy verdad, tú eres verdad, nosotros verdades que no comprendemos, porque siempre, cada uno, está en un momento distinto de esa verdad, y así, nunca estaremos en el mismo.

Ahora bien, hay una verdad suprema: "no hay dos ojos como puñaladas en una gomaespuma que no puedan con cualquier cosa, hasta con lo imposible aparente".

Y como le dije a un amigo mío, "Sueña, que cuando estés muerto, puedan los vivos soñar contigo por todo lo soñado compartido"

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.