6 de febrero de 2010

Lo mismo

Quizás se cuestión de tiempo, o quizás, como yo digo, de capas.

Las capas son para mí cada momento, cada circustancia que se derrite ante nuestros ojos pero que nunca se deja de aparecer en los tuentis y demás que tenemos cada uno al cabo del día en nuestras manos.

Y lejos de moralizar con un cuento o "exempla" de los de antes, me remito a los hechos. Ha pasado un tiempo entre un tipo de relación y otra, pero siempre queda algo, por lo que siempre llego a una misma conclusión: me acostaré con quien quiera (o pueda) pero siempre a quien has querido querrás, al menos, en la medida de lo posible que te deje aliviar tu resentimiento con un simple saludo.

Pues sí, así es el morbo amoroso de los locos amores de verano. La locura, que Niet acompañaba con un poco de razón, no es locura sino vivir y una faceta más de la vida, en la que la razón interviene lo mismo que para beber agua, en la misma medida de proporción.

Lo imposible sería no ser racional y enamorarse, pues no conoceríamos ni una pizca de locura, que es necesaria como el amor o la razón.

Amor, razón, locura: lo mismo en distintas palabras.

1 comentario:

Álvaro Beltrán dijo...

Como sabes y como decía Ortega y Gasset, "la poesía es ponernos ante el dorso nunca visto del objeto de siempre". El amor es igual. Siempre dando vueltas para mirarle una cara distinta, pero volvemos a tropezar infinitamente con los mismos círculos.

Un abrazo.

Se ha producido un error en este gadget.