21 de diciembre de 2009

Soneto de rima variada


Una sonrisa pasó por mi lado
y hoy yo feliz de reír me he cansado,
líquidas oscuras, y ya consolado
vibran luciendo retinas, y apartado

blande la espada el deshonor,
dulces caricias del frío estupor.
Hieren a punta de lanza mi honor,
de amor terrible, abatido señor.

No quiere templanza mi corazón,
un caballero que no halla razón
en lágrimas tristes, mero pezón,

que cambia la cama por el amor
no tiene venganza sino dolor.
Triste de mí, también siento pudor.



1 comentario:

Álvaro Beltrán dijo...

Una sonrisa que pudiera ser endecasílabo de puertas adentro. Porque de honor y dolor también nos cansamos y sólo el triste sigilo nos hace valientes...

Gracias por pasarte por "Soluna". Me encantó tu soneto.

Se ha producido un error en este gadget.