7 de diciembre de 2009

Otro más, por qué no.

Otro día de cumpleaños he pasado en mi vida, una vida que cuenta con 23 años y pocas horas más.

Todo el mundo, que supongo lo hace, repasa horas de su pasado, de lo hecho, de lo no hecho, de lo bueno, y de lo mejor, por supuesto. Pero este año no he pensado en lo que ya no cuenta para estos días presentes. Sin embargo me he dedicado a disfrutar de mí, y de algunos de los que me rodean, de las que me rodean y de aquello que me va viniendo en gana en cada momento.

He comprobado lo asfixiante de este aire que respiro, del humo de los coches a pedales que empujo, nunca antes comprobé eso y sí, dejo los humos por un rato.

No tengo más animo que el de disfrutar de mí, de ahora en adelante, de mí. Y es que antes no lo he hecho, simplemente he dedicado mis horas a pensar el los demás y dejarme siempre para el último momento, y nunca es suficiente, y no estoy dispuesto a seguir así. Yo, yo, y después yo de nuevo, por eso dejaré de reflexionar sobre lo hecho o no, y pasaré a la acción, a mí, a tí si te atreves y a la muerte segura que me espera, cuando las nieves de mi cabeza caigan, destrocen mi piel los rayos de sol, y que como horquillas viejas, mis huevos se oxiden y opten por retirarse a la papelera de algún baño.

Que quien me tire sepa reciclar, que mis cenizas de ángel caído no vuelen sino que sirvan de alimento para el que detrás venga y tome mi relevo.

Me quiero, me gusto, me encanto, me olvido, me odio, me mato.
Como..
amores, frutas, prendas quitadas, apuntes, vecino, el vivo.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.