22 de diciembre de 2009

Echándote de menos.

Qué cruel son los labios del silencio, el mudo latir de un ser perdido en la cumbre lasciva de la crueldad, el dolor parafraseado a los demás, en un silencio cruel, con un leve tono de suspicacia tenebrosa y sucia, que mancha los lazos de unión entre lo querido y lo sin recolectar.

A veces, sólo a veces, creo en la verdad de ese silencio que me está matando, que me agobia por gaznate prieto y solicito, a la tranquilidad, se haga de mi alma perdida, lúcidas ideas me transcriba en mis dedos a la pátina de un papel húmedo, y silente, como su boca.

Su boca ha dado más frutos que nunca yo podré ver nacer de mis labios, y sus perlas plantadas en el semillero de mi conciencia, siguen más relucientes que nunca, pero su boca enmudece seguidamente, mientras, mi humo calcino de pulmones malheridos.

Vuelve, le digo. Regresa, le pido. Ámame como nuca un dios ha querido su creación. Detente a mi lado, le he escrito. Y nada hace que su silencio rompa, siquiera con un llanto de perdón suplicado. Nada, y todo es nada ahora mismo, es lo que siento pues vacío me encuentro en estas líneas desesperadas de cruel pensamiento.

Seguiré oyendo la música de los ríos que dan a la montaña su existir más racional, con pulsos de tecla de pianos sonámbulos en la fría habitación estrecha, angosta de una alta planta. Continuaré bailando con las olas, aunque tu ya bailes sola, sea la compañia que tengas de nuevo, sin la mia, no tienes nada. Porque no hay mayor soledad que vivir una compaña en silencio y asumiendo la negativa de vivir en paz, libre, tranquila y con quien de veras conquistabas el mundo. Un mundo perdido y lejano ya de tus manos, con unos vientos cansados de arrimarte y desvalidos en el mirar de la aurora, que no existe, por no verme apaciguar mis ganas de estar junto a tí.

1 comentario:

Álvaro Beltrán dijo...

Pensaba y pensaba. Y de tanto pensar me he cansado. Metafísicamente, soy incapaz de dar, hoy, ningún buen consejo. Sólo sé que ya ni el mejor de los perdones cabe entre tanta lírica.

Estamos maleducándonos a no saber nada.

Se ha producido un error en este gadget.