15 de julio de 2009

Mentiras o realidad

No hace mucho leí sobre que las mentiras piadosas son necesarias en las relaciones con otras personas, para que dichas relaciones se mantengan vivas y activas. No sé hasta dónde llega el límite de esa idea, porque por perder los papeles, podemos crearnos otra persona.

Siempre he tenido una frase, de esas célebres que la sacan a la luz en cualquier página web, del filósofo Nietzshe, que dice así "Siempre hay un poco de locura en el amor, pero siempre hay un poco de razón en la locura" hay sin duda tantas lecturas de esta cita como de lectores se den para ella, pero, se me antoja preguntarme ¿qué es la locura con la razón en esta ocasión donde he encontrado mentiras piadosas en mis días?, quizás la locura se refleje con esas mentiras, que no son simples mentiras, está siendo un método de aprendizaje con otras personas, y la razón, esto será la razón que me lleva a vislumbrar cierta ironía en todo, cierta sensatez con una loca irónia que me está estimulando a ser más yo, ser capaz, a poder, a conseguir, en definitivas, a disfrutar de la razón concierta incertidumbre.

Por eso, el amor, tal enfermedad psíquica, que lo es y me consta, tiene que basarse en la locura razonada, en las mentiras controladas, en la desazon invertida, hacia un extremo que definiría como la metástasis que corroe los sentimientos del que ama, pero que disfruta con la perdición de sueños cumplidos y perdidos.

Quién quiera amar, debe prepararse para la locura, sin locura no hay amor, pero sin razón no hay locura, por eso, Amo, enloquezco y razono.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.