16 de junio de 2009

Para ahora

Para ahora un momento, de
suaves mecidas, de besos en
caricias de cosquillas, donde el
corazón se para y siente.

Pobre dormidera que abraza
las manos inocentes, abrasa
los dedos latentes, acuesta
perdidas caricias dormidas.

Qué humo, buen olor,
qué tenue la brisa rápida,
abstente deprisa dolor,
paisaje dormido plasma.

Otrora lamente ser
incipiente calor que persigue,
lacios cabellos tenues, injustos
de factura vacua.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.