2 de febrero de 2009

Trampas y cepos

Partiendo de la base de que los hitos históricos no tienen por qué ser mundiales, me dejo llevar por los planteamientos habituales de mi yo revelde, desconsiderado y atrevido.

Cuan caída da catecismo para cada día, me pierdo en la enseñanza y caigo de nuevo, para rehacer mi aprendizaje, siempre inacabado, incompleto, por la falta de interés real de lo que me dicen.

Llegan a ser tan aburridas las lecciones de diario, cada advertencia, todas y cada una de las máximas que imponen desde el conocimiento permanente de su verdad, la única verdad que conocen, pero que a mi, particularmente no me hacen ver el mundo tal y como es concevido por los personajes que me rodean.

Alargar en el tiempo necedades innecesarias, cosa de tontos; sucumbir a las directrices del resto sin querer formar parte de ellas, algo que no me lo puedo permitir.

Como guijarros volteando en la corriente, así no quiero estar, pues las corrientes las prefiero mover yo mismo a que me muevan con criterios propios de cada uno.

Pero en vistas a lagran depresion que existe por parte de mi entorno, causada por la fustración de no poder actuar dictatorialmente, tal y como quisieron y planearon hará un año, me veo en la necesidad de obviar situaciones y andar de frente con criterio propio, evitando mal andares y posturas perennes en sillones verdes, adivinando las trampas y cepos que van dejando por el camino, y sabiendo claramente que nadie más que yo mismo, podrá saber lo que pienso.

Desde ahora, que cada cual aclare consigo mismo su problemática interna. Yo, a hacer cartitas, que es lo mio.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.