27 de febrero de 2009

HUMO, NEGRO O BLANCO

Tengo miedo a desaparecer con el paso del tiempo, desaparecer del mapa de la gente, de mi gente, de los que quiero tener a mi alrededor. Cuando una palabra solamente es como es humo, que se escapa, que se marcha en el aire sin dejar rastro al que atarme, cuando ocurre esto con las palabras, las sensaciones, los sentimientos, es el momento del miedo, del terror por perder.
Ya que una vez me ha pasado, he perdido, no quiero que vuelva a pasar. Pero, ¿Qué hacer? Sólo tengo mi pobre palabra, mis tristes sentidos desgastados, ni tacto, ni gusto, ni olfato, ni vista, ni audición, sólo el equilibrio entre el mal y el bien en el que me sostengo, con una hora feliz por dos perdidas, en definitivas un cacareo de jueces virtuales que asedian mis días constantemente.
Lo siento, yo, lo siento

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.