8 de junio de 2008

REFLEZIÓN DE EZTA NOSHE

He sitiado rulos donde sentarme esta noche, y postrado he platicado sendas temáticas que poco me daban de nuevo, aunque sí me dejaban cierto nuevo sabor a incertidumbre, por aquello que quiero escuchar pero no puedo.

Mas, mis entrañas, añoran esa sensación de plenitud en conversacional situación con la que disfrutar de lo que se habla, se discute, o simplemente podemos llamar, aquello que se olvida al minuto. Porque lo importante no es el hablar, ni de lo que hablamos, lo importante es cómo quedas el final, cuando el cenit de lo dispuesto queda en un estrecho rango al que pocos tienen el gusto de conocer, afortunadamente.

Ha pasado el día, con recuerdos añorados, con memorias rotas por el silencio y la transpariencia, y ha sucumbido el tiempo a pasar, a consumir, a beber velas heladas, pero sin ser refrescadas por nigún gas alimenticio que le de otro color a vaso.

He experimentado esta noche, aquello que desesperé un día, el desamparo, pero que no pasanada, porque esa migraña que me corroe, que me evade intermientemente como si una marea fuera, que viene y va conforme la luna, así, he podido sentir el más puro sentimiento que corretea y patalea en mi alma. Alma, que si dios no quiere, no venderé jamás al diablo, aunque amigo mío sea y que los cuernos, nada raro, los ha cambiado por luces, ya que pocas tenemos.

En definitiva, en esta micelánea de sensaciones y experiencias en un charco de arena, de bolsas húmedas y frías, en medio de este mar de hormigón con sendas a la orilla, en este espejismo que nunca se evade, así, he podido, así, consumar de nuevo mis más remotas, inútiles e inverosímiles aspiraciones personales, que en sí, se esconde en mí.

Por ello, le mando un beso al bello escondido que se guarda en una botella lo que un día presumieron por ser como somos, por ser, lo que soy, imcomprendido, pero fuerte, y jamás repetiré en estas letras malechoras, lo que digo ahora. MALDIGO EL MAL DE AMORES, QUE POR ÉL, ME VEO ENRREDADO EN ESTE LABERINDO, ACORRALADO, CON UNA SALIDA TAPIADA. UN DÍA DARÉ MEDIA VUELTA Y DIRÉ: POR TÍ, Y POR TODOS MIS COMPAÑEROS.

Salud y República (bananera) FELIZ AQUEL QUE ES CAPAZ DE CONOCER EL MOTIVO DE TODAS LAS COSAS. FELIZ, FELIZ AQUEL.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

se equivoco la paloma, se equivocaba
por ir al norte fue al sur, creyó que el trigo era agua
se equivocaba

creyó el mar era el cielo, que la noche la mañana
se equivocaba, se equivocaba
que las estrellas eran rocío, que la calor era nevada

se equivocaba, se equivocaba
que tu falda era su blusa, que tu corazón su casa
se equivocaba, se equivocaba

ella se durmió en la orilla do en la cumbre de una rama

se equivocaba, se equivocaba
que tu falda era su blusa, que tu corazón su casa
se equivocaba, se equivocaba
se equivocaba, se equivocaba

brto

Anónimo dijo...

Yo decía: "Tarde"
Pero no era así.
La tarde era otra cosa
que ya se había marchado.
(Y la luz encogía
sus hombros como una niña.)

"Tarde" ¡Pero es inútil!
Ésta es falsa, ésta tiene
media luna de plomo.
La otra no vendrá nunca.
(Y la luz como la ven todos,
jugaba a la estatua con el niño loco.)

Aquélla era pequeña
y comía granadas.
Esta es grandota y verde, yo no puedo
tomarla en brazos ni vestirla.
¿No vendrá? ¿Cómo era?
(Y la luz que se iba dió una broma.
Separó al niño loco de su sombra.)

...oooOOOmryo

Se ha producido un error en este gadget.